fbpx

Neuromarketing y Música ¿la neurociencia de los sonidos nos ayuda a vender más?

Compartir

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on whatsapp
Beatriz Fagundo

Música y Neuromarketing

¿Puede la música ayudarnos a vender? ¡Claro que sí! Y esto no es nuevo, los profesionales del marketing lo saben muy bien. La prueba es que la publicidad en televisión o radio siempre va acompañada de alguna melodía. Pero lo que la neurociencia y el neuromarketing pueden hacer por ti es ayudarte a acertar con la canción. Hace poco te contaba como los colores pueden hacer más rentable tu negocio y más feliz tu día ¡Ahora te ayudaré a ponerle una banda sonora de éxito a tu vida!

Música y cerebro

La música es maravillosa y activa muchas partes de nuestro cerebro. Tantas que los neurocientíficos no hemos conseguido determinar el “centro cerebral” de la música. Sabemos que cuando escuchamos una canción, las áreas frontales y el lóbulo temporal de nuestro cerebro se activan y comienzan a procesar los sonidos. Y también sabemos que hay áreas e incluso células diferentes para descifrar el ritmo, el tono, la melodía, etc. Y finalmente, que estas áreas están muy unidas a otras relacionadas con la memoria o las emociones ¿Y esto para qué nos sirve si tenemos un negocio? Aquí van algunas ideas…

Algo me dice que esta canción será un éxito…

Una de las aplicaciones evidentes del Neuromarketing es intentar predecir si una canción será un éxito o no. Y os estaréis preguntando ¿Es esto posible? Pues sí. En un interesante estudio el neuroeconomista Gregory Berns y su equipo demostraron el poder del Neuromarketing como predictor de éxito en la industria musical. Estos investigadores estudiaron diferentes canciones y miraron los cambios que se producían a nivel cerebral cuando eran escuchadas. Y llegaron a unas conclusiones sorprendentes; las canciones que realmente gustaban al oyente estimulaban las zonas del cerebro implicadas en el circuito del placer (concretamente el núcleo accumbens y la corteza orbitofrontal). Que resulta ser el mismo circuito que ponemos en marcha cuando comemos algo que nos gusta muchísimo, o cuando nos enamoramos.

A pesar de este sorprendente hallazgo los autores insistieron en que, aunque aumentaba muchísimo la probabilidad de que estas canciones se convirtieran en auténticos éxitos, no podían asegurar el número de ventas. Pero el propio mercado corroboró los resultados y, para bien o para mal, estaban en lo cierto. Estas canciones fueron los éxitos que se esperaba que fueran. Y, tristemente, aquellas canciones que no provocaron la estimulación de estas áreas del cerebro resultaron ser un fracaso…¡no llegaron a vender ni 20.000 unidades!

¿Tienes una tienda? ¡Pues sube la música y a vender!

La música que escoges para tu establecimiento influye en las decisiones de compra de tus clientes. Por ejemplo, sabemos que las piezas musicales de ritmo rápido nos hacen aumentar el ritmo al andar. Así que es muy recomendable que optes por este tipo de música en hora punta o cuando tengas muchos clientes en tu establecimiento. Una melodía alegre y con un ritmo rápido ayudará a generar en los cliente una sensación de energía y actividad, y se concentrarán menos en el número de personas

¿Vendes artículos baratos o tienes ofertas? ¡Pues sube la música! Está demostrado que los clientes dedican menos tiempo a examinar la calidad de los artículos y compran más cuando suena de fondo una melodía así. ¿Y que pasa si tu producto es de colores vibrantes? Pues pon una música alegre. Les harás sentir en un ambiente festivo y les animarás a comprar.

Las piezas lentas, por su parte, nos relajan y nos motivan a caminar más lentamente. También nos animan a prestar más atención a los detalles. De esta forma, si optas por una música así, los clientes se fijarán más en tus productos, se detendrán y la estancia en tu tienda será más larga. Muy recomendable si la tienda está vacía o si vendes productos de bienestar o naturales.

¡Baja la música, que estoy comiendo!

¿Qué pasa si tu negocio es un restaurante o una tienda de comida? Lo mismo, la música modulará la intención de compra de tus clientes. Es de todos sabido que en los restaurantes en los que oímos música lenta y agradable, tendemos a permanecen más tiempo. Pero lo que no todos saben es que está demostrado que gastamos más y dejamos más propina. Un estudio reciente en Holanda demostró que los clientes gastaban un 20% más e incrementaban su interés en volver al restaurante, si durante la velada escuchaban música clásica. Sin embargo, el pop hacía que los clientes estuvieran menos tiempo en el restaurante y consumieran muchísimo menos. Una posible explicación es que este tipo de música hacía que no se asociara el sitio a sofisticación y elegancia. Así que, aunque seas un amante del pop, espera a llegar a casa y deja que tus clientes cenen con Beethoven.

Los vinos también son un muy buen ejemplo para entender la relación con la música. Por ejemplo, está demostrado que si escuchamos música clásica de fondo mientras escogemos el vino, tendemos a comprar vinos más caros. La importancia de la música en la elección del vino también se demostró en un divertido experimento hace unos años. Los investigadores midieron las ventas diarias, controlando el tipo de música de fondo, en una tienda de vinos. El primer día escogieron música francesa y el 77% de los vinos vendidos fueron franceses. Al día siguiente optaron por poner música alemana. Y, para sorpresa de todos, el 73% de las ventas de ese día fueron vinos alemanes. Así que ya sabes, si lo tuyo es el negocio del vino, nada como Plácido Domingo para vender esos maravillosos caldos españoles.

¿Música para negociar?

Pues sí, tanto si os vais a reunir en un sitio físico o si lo haréis online, es bueno saber cómo la música influirá en el ritmo de la reunión. Por ejemplo, ¿es tu proveedor o tu cliente una persona joven? Pues anímale y hazle sentir como en casa con música alegre y dinámica. Y de paso transmitirás una imagen de creatividad y actualidad ¿Quieres transmitir una imagen de sofisticación, elegancia, pero con un toque actual? Pues no te olvides de poner jazz o soul antes de empezar la reunión. Pero si lo que realmente esperas es transmitir seriedad y cerrar grandes tratos de una forma amigable y serena, la música clásica a un volumen no muy elevado será tu mejor aliada.

Cuando la música que nos gusta habla por nosotros

Y por último quizás te interese saber lo que tus preferencias musicales dicen de ti, o de tus clientes. Un estudio reciente del profesor Adrian North, demostró que no era casual que nos gustara un tipo de música. Y que, de hecho, nuestros gustos musicales dicen mucho más sobre nosotros y nuestra personalidad de lo que pensábamos. A modo de resumen, aquí os dejo algunos de sus resultados:

Si eres un fan del Blues y el Jazz, seguramente mostrarás una alta creatividad, extroversión y amabilidad. Si te gusta la música clásica y la ópera, no tendrás problemas de autoestima, la amabilidad y la creatividad son tus fuertes, pero ojo con esa introversión. Si lo tuyo es el Rap, tranquilo. No tendrás problemas para relacionarte con otras personas. Parece ser que a los amantes de la música Country les encantan las relaciones humanas y son muy trabajadores. Los seguidores del Reggae, sin embargo, muestran una alta creatividad y extroversión pero parecen ser poco diligentes. Si eres seguidor de la música Dance, la creatividad no es un problema, pero la amabilidad no es tu fuerte. Los seguidores de la Música Indie, por su parte, no se caracterizan por su diligencia, aunque son creativos(as) y amables. Los amantes del Rock/heavy metal no parecen ser demasiado trabajadores o extrovertidos(as). Sin embargo, tienen una elevada creatividad y en las distancias cortas suelen ser muy amables. Y finalmente, si te va el Pop, muy probablemente serás trabajador(a), extrovertido(a) y amable. Pero no eres una persona relajada o tranquila y no es esperable que hagas grandes alardes de creatividad.

La banda sonora de tu vida

En fin, que la música siempre ha estado y siempre estará en nuestras vidas. Tanto si quieres subir el estado de ánimo, si quieres relajarte, como si quieres vender más, atento con la canción de tu vida ¿Lo bueno? Hay música para todos los momentos y para todas las personas. Piensa en quién eres y en quienes son tus clientes y anímate a crear la banda sonora de tu vida ¡Espero que con estos sencillos consejos consigas una banda sonora llena de canciones que te hagan más feliz y a tu negocio más rentable!

2 respuestas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete a la newsletter

Recibe ofertas, novedades y mucho más:

Esta web utiliza cookies, puedes ver aquí la Política de Cookies